viernes, 24 de enero de 2014

NUESTRA MASCOTA

Autor: Irene Núñez de Arenas
Titulo: Nuestra mascota
Técnica : óleo
Medida :  50 x 39


Estuve observando, como dos hermanos, niño y  niña,
jugaban en el parque, de pronto dejaron su juego, al comprobar
que se les acercaba  un perro, era callejero, este movía la cola 
en señal de afecto, el niño, era el más pequeño, de unos cinco años,
 tenía unos ojos vivarachos y llenos de una inmensa alegría,
 pedía permiso para  acariciar al animal, a su hermana,
de  unos cinco años mayor que él.  El perro se dejaba tocar,
 a ellos les parecía que buscaba dueño.
 Sentados en un banco y llenos de una gran ternura, sus padres
contemplaban la escena.
 Los niños, con gran entusiasmo, se dirigieron   a ellos, les pedían
poder adoptarlo.
 Los padres, les dijeron que era una decisión que debía tomarse a conciencia,
que tener un perro, implicaba  una responsabilidad y muchos cuidados.
Los niños, trataron de convencerlos, de la excelente compañía
que sería para ellos,  de lo que se divertirían jugando con él. Que ellos
se encargarían de su cuidado.
Deseaban una mascota, y este era, el que ellos querían,
después de muchas promesas, al final convencieron a sus padres y
estos decidieron acogerle.
Parecía un buen perro y era hembra, bien, les dijo el padre, y
como queréis llamarle, los dos saltando de alegría, dijeron al unísono
" TARA"


3 comentarios:

  1. Una historia preciosa!!!!! Yo también se la complicidad que hay entre niños y perros. Desgraciadamente , a veces, cuando paseo a mi perrito (que no llega a los 4 kg), se acerca algún niño a acariciarlo y sus padres corren a apartarlo como si les llevase la vida en ello. En fin, no todo el mundo es igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hay que mirar la carita de los niños, al acariciar a un perro, tomar precauciones no está mal, pero sin exagerar.

      Eliminar